¿Recuerdas cuando dejaste de ser niño y olvidaste que puedes conseguir tus sueños?

Si cada uno de nosotros crea su realidad ¿Porqué creas cosas que te hacen daño?

Nos han enseñado a ver la vida como una simple cuestión de azar o del destino, pero lo cierto es que creamos nuestra realidad al 100%. 

Imagina que aún no te quieres suficiente. ¿Cómo crees que la vida se va a comunicar contigo para que puedas sanar esa falta de amor hacia ti mism@? Te va a poner en tu realidad a personas que te demuestran que no eres suficiente, se aprovecharán de ti, te harán desprecios…

Eso solo sucede porque tú en tu interior crees que no eres suficiente y las experiencias que tienes en tu vida no son más que un reflejo de esa creencia. Cada experiencia o situación que tienes en tu vida son “pistas” que te dicen qué es lo que realmente hay en tu interior.

La realidad que ves ya está terminada, pero… ¿qué significa eso? El exterior es como una fotografía que haces con tu cámara.  Si no te gusta, no intentas cambiarla porque sabes que no es posible, sino que haces otra foto. En cambio, cuando algo no te gusta de tu realidad exterior intentas cambiarla desde el exterior, trabajando más horas, esforzándote más en esa relación… cuando la solución está en cambiar la parte interna que está activando esa realidad en ti.

Si cada uno de nosotros crea su realidad ¿Porqué creas cosas que te hacen daño?

Nos han enseñado a ver la vida como una simple cuestión de azar o del destino, pero lo cierto es que creamos nuestra realidad al 100%. 

Imagina que aún no te quieres suficiente. ¿Cómo crees que la vida se va a comunicar contigo para que puedas sanar esa falta de amor hacia ti mism@? Te va a poner en tu realidad a personas que te demuestran que no eres suficiente, se aprovecharán de ti, te harán desprecios…

Eso solo sucede porque tú en tu interior crees que no eres suficiente y las experiencias que tienes en tu vida no son más que un reflejo de esa creencia. Cada experiencia o situación que tienes en tu vida son “pistas” que te dicen qué es lo que realmente hay en tu interior.

La realidad que ves ya está terminada, pero… ¿qué significa eso? El exterior es como una fotografía que haces con tu cámara. Si no te gusta, no intentas cambiarla porque sabes que no es posible, sino que haces otra foto. En cambio, cuando algo no te gusta de tu realidad exterior intentas cambiarla desde el exterior, trabajando más horas, esforzándote más en esa relación… cuando la solución está en cambiar la parte interna que está activando esa realidad en ti.

Estos son los 3 aspectos más importantes que crean y moldean tu realidad.

1. Lo que piensas acerca de todo.

Desde pequeños nos han enseñado a relacionarnos o entender la vida en base a una serie de conceptos. Esos conceptos son lo que llamamos las creencias y estas moldean tu realidad en base a lo que piensas sobre cada área de tu vida.

Cuando adoptas una creencia y la haces tuya es como si fuera un hechizo y “pam”, te pasa. Imagina que tu creencia es que Si tomas café después de las cinco de la tarde ya no duermes. si algún día por lo que sea, lo tomas más tarde, te pasas toda la noche sin dormir como un búho. Conozco a muchas personas que antes de dormir se toman un café y duermen a pierna suelta. Lo que quiero que veas es que una creencia te pasa porque crees en ella, no porque sea la verdad.

Las creencias son esa parte de programación de tu mente que te hace actuar de forma automática. Lo interesante de esto es que jamás podrás ver algo en lo que no crees, porque tu realidad es una proyección exacta en el exterior de todas tus creencias, por eso dicen que “CREER, ES CREAR”.

2. El concepto que tienes de ti mismo y cómo te sientes.

Imagina que eres músico y CREES que eres uno de los mejores. Lo que vas a atraer hacia ti es que los músicos con los que te encuentres tendrán menos nivel que tú, pero no porque seas bueno, sino por el concepto que tienes de ti en tu interior. Atraerás esas personas para confirmar lo que tú piensas de ti mismo. 

En cambio, si CREES que eres un músico mediocre los músicos que vas a atraer a tu realidad, serán gente que tiene mucho más nivel que tú.

Todo lo que atraes a tu experiencia tiene que ver con el concepto que tienes de ti. No es casualidad que atraigas unas personas u otras, todo depende del concepto que tengas de ti mismo.

3. La frecuencia vibratoria que generan tus creencias y tus emociones.

Tienes un cuerpo aparentemente físico, pero en realidad está compuesto de energía y de ondas vibratorias. Cada emoción o creencia que sostienes en tu cuerpo energético hace que moldees tu realidad de una forma u otra. Es como tener infinitas posibilidades que están a tu alcance siempre, pero solo puedes acceder a ellas a través de tu vibración.

Imagina que tienes 100€ en tu bolsillo. Con esos 100€ podrás comprar algo de un valor igual a ese importe. La realidad la creamos de un modo parecido, pero no pagamos con dinero, pagamos con frecuencias. Dependiendo de la frecuencia que emitas podrás acceder a un tipo de experiencias u otras. Así que, por mucho que te esfuerces en conseguir algo, si tu vibración no refleja esa energía no podrás conseguirlo jamás. 

Estos son los 3 aspectos más importantes que crean y moldean tu realidad.

1. Lo que piensas acerca de todo.

Desde pequeños nos han enseñado a relacionarnos o entender la vida en base a una serie de conceptos. Esos conceptos son lo que llamamos las creencias  y estas moldean tu realidad en base a lo que piensas sobre cada área de tu vida.

Cuando adoptas una creencia y la haces tuya es como si fuera un hechizo y “pam”, te pasa. Imagina que tu creencia es que si tomas café después de las cinco de la tarde ya no duermes. Si algún día por lo que sea, lo tomas más tarde, te pasas toda la noche sin dormir como un búho. Conozco a muchas personas que antes de dormir se toman un café y duermen a pierna suelta. Lo que quiero que veas es que una creencia te pasa porque crees en ella, no porque sea la verdad.

Las creencias son esa parte de programación de tu mente que te hace actuar de forma automática. Lo interesante de esto es que jamás podrás ver algo en lo que no crees, porque tu realidad es una proyección exacta en el exterior de todas tus creencias, por eso dicen que “CREER, ES CREAR”.

2. El concepto que tienes de ti mismo y cómo te sientes.

Imagina que eres músico y CREES que eres uno de los mejores. Lo que vas a atraer hacia ti es que los  músicos con los que te encuentres tendrán menos nivel que tú, pero no porque seas bueno, sino por el concepto que tienes de ti en tu interior. Atraerás esas personas para confirmar lo que tú piensas de ti mismo. 

En cambio, si CREES que eres un músico mediocre los músicos que vas a atraer a tu realidad, serán gente que tiene mucho más nivel que tú.

Todo lo que atraes a tu experiencia tiene que ver con el concepto que tienes de ti. No es casualidad que atraigas unas personas  u otras, todo depende del concepto que tengas de ti mismo.

3. La frecuencia vibratoria que generan tus creencias y tus emociones.

Tienes un cuerpo aparentemente físico, pero en realidad está compuesto de energía y de ondas vibratorias. Cada emoción o creencia que sostienes en tu cuerpo energético hace que moldees tu realidad de una forma u otra. Es como tener infinitas posibilidades que están a tu alcance siempre, pero solo puedes acceder a ellas a través de tu vibración.

Imagina que tienes 100€ en tu bolsillo. Con esos 100€ podrás comprar algo de un valor igual a ese importe. La realidad la creamos de un modo parecido, pero no pagamos con dinero, pagamos con frecuencias. Dependiendo de la frecuencia que emitas podrás acceder a un tipo de experiencias u otras. Así que, por mucho que te esfuerces en conseguir algo, si tu vibración no refleja esa energía no podrás conseguirlo jamás. 

"Tu vida está llena de infinitas posibilidades que se activan con tus campos energéticos."

La realidad no está terminada o definida, la estás creando a cada momento. Tenemos la sensación de que apenas hay cambios en nuestra vida y pensamos que la realidad es algo que no se puede cambiar, sobre todo si son situaciones dolorosas. Eso pasa porque el 97% de los pensamientos que tienes son siempre los mismos, así que reproduces la misma realidad una y otra vez.

Imagina que no te llevas bien con tu jefe. En base a las experiencias que has vivido con él, has creado un concepto de “cómo” se comporta contigo. Siempre que piensas en él, te quejas de cómo actúa contigo. Seguramente no le dices nada, pero mentalmente discutes con él cada vez que piensas en él o el trabajo. Eso crea un campo energético entre vosotros que hace que la actitud que tiene contigo no pueda cambiar. No es una cuestión de carácter, es una cuestión de vibración.

Darte cuenta de eso te da la oportunidad de cambiar el diálogo interno que tienes hacia él, de modo que la vibración que creáis juntos cambia, por tanto, su actitud contigo también cambia. Todo es una proyección de tu interior. En el momento que dejas de “luchar” mentalmente con él, todo cambia.

 Puedes transformar cualquier circunstancia de tu realidad y moldearla para que todo lo que crees en ella sea extraordinario.

La realidad no está terminada o definida, la estás creando a cada momento. Tenemos la sensación de que apenas hay cambios en nuestra vida y pensamos que la realidad es algo que no se puede cambiar, sobre todo si son situaciones dolorosas. Eso pasa porque el 97% de los pensamientos que tienes son siempre los mismos, así que reproduces la misma realidad una y otra vez.

Imagina que no te llevas bien con tu jefe. En base a las experiencias que has vivido con él, has creado un concepto de “cómo” se comporta contigo. Siempre que piensas en él, te quejas de cómo actúa contigo. Seguramente no le dices nada, pero mentalmente discutes con él cada vez que piensas en él o el trabajo. Eso crea un campo energético entre vosotros que hace que la actitud que tiene contigo no pueda cambiar. No es una cuestión de carácter, es una cuestión de vibración.

Darte cuenta de eso te da la oportunidad de cambiar el diálogo interno que tienes hacia él, de modo que la vibración que creáis juntos cambia, por tanto, su actitud contigo también cambia. Todo es una proyección de tu interior. En el momento que dejas de “luchar” mentalmente con él, todo cambia.

 Puedes transformar cualquier circunstancia de tu realidad y moldearla para que todo lo que crees en ella sea extraordinario.

Aprende cómo creas tu realidad para poder transformarla en la vida que deseas.

En la escuela, te enseñan los conocimientos que aparentemente necesitas para poder desenvolverte en la vida adulta. Te enseñan a “defenderte” de una vida donde no tienes el control de las cosas que te pasan.

 No te enseñan que eres vibración, que tus emociones tienen un efecto en la materia, por tanto, en las circunstancias de tu vida. No te explican que el dinero es energía y que tus creencias son las que llevan el mando completo de tu vida. Tampoco te explican que la pareja que tienes y tu trabajo tienen mucho más que ver con tu autoestima que con tus títulos universitarios o tu físico. 

Puedes ser, hacer y tener todo lo que deseas si sabes cómo moldear tu realidad.

Aprende cómo creas tu realidad para poder transformarla en la vida que deseas.

En la escuela, te enseñan los conocimientos que aparentemente necesitas para poder desenvolverte en la vida adulta. Te enseñan a “defenderte” de una vida donde no tienes el control de las cosas que te pasan.

 No te enseñan que eres vibración, que tus emociones tienen un efecto en la materia, por tanto, en las circunstancias de tu vida. No te explican que el dinero es energía y que tus creencias son las que llevan el mando completo de tu vida. Tampoco te explican que la pareja que tienes y tu trabajo tienen mucho más que ver con tu autoestima que con tus títulos universitarios o tu físico. 

Puedes ser, hacer y tener todo lo que deseas si sabes cómo moldear tu realidad.

Testimonios

MANUAL GRATUITO

MANUAL GRATUITO

© Una Vida Infnitas Posibilidades 2020. Todos los derechos reservados.

© Una Vida Infnitas Posibilidades 2020. Todos los derechos reservados.

×
×

Carrito